Categorías

Libros BIM

Comentarios recientes

    Foro

    Redes

    Òscar Selfa i Perona

    http://www.linkedin.com/img/signature/icon_in_blue_14x14.gif Perfil profesional

    creatividad

    Los Enemigos de la Creatividad en la Empresa

    Creatividad

    Hay una “pandilla de bandidos” que no nos dejan crear:

    • Los despachos con puertas cerradas.
    • Tener secretos internos en la empresa (si la empresa es honesta para que ocultar cosas a las personas que trabajan en ella).
    • Las paredes con cuadros (en vez de para pegar cosas o pintar).
    • Tener un sitio fijo para trabajar (en vez de poder sentarte donde quieras cada día).
    • Empezar a tener éxito (por que es entonces cuando crees que lo sabes todo o que ya está todo hecho, y te relajas).
    • Si algo va bien, seguir igual (o no tener la necesidad de crear nada).
    • No permitir la curiosidad.
    • Obedecer y no preguntar.
    • Hacer exclusivamente las funciones para las que te han contratado.
    • Trabajar para ganar dinero (en vez de trabajar para cambiar las cosas).
    • No leer (o no interesarte por tu profesión limitándote a ejercerla 8h al día).
    • No investigar el origen de las cosas.
    • No escuchar (y especialmente no escuchar con el corazón).
    • No preguntarte por qué.
    • No preguntarte para qué.
    • No enseñarle a nadie lo que sabes hacer (o no compartir el conocimiento o transmitir las habilidades).
    • Conformarte con la primera respuesta que dé el jefe.
    • Hacer que las personas se sientan empleados.
    • Tener equipos homogéneos.
    • Contratar a gente que piense igual que el jefe (o que le siga la corriente).
    • Personas que cumplen y se marchan (o pagar por las horas de asiento frente al ordenador).
    • Premiar al que no se sale de la línea.
    • Firmar exclusividad con la empresa (o no permitir que las personas dediquen tiempo a otra cosa).
    • Tener conformistas en la empresa.
    • No mostrarse como uno es (o tener una actitud en el curro y otra diferente en la vida).
    • No cuestionarse si el cliente tiene razón.
    • No preguntar a cada persona que sabe hacer y que le motiva.
    • Tener prejuicios (o juzgar sin conocer datos antes o sin conocer a la persona/cliente).
    • No involucrarse personalmente con clientes/proyectos/empleados (o separar el trabajo de la vida misma cuando es una importantísisma parte de ella).

    Bueno, en realidad son muchos más enemigos los que todos podríamos nombrar… pero cuantos enemigos hay no es la cuestión…

    La cuestión es… ¿Estás dispuesto a dejar que estos “tipejos” invadan tu mesa, tu empleo, tu futuro y tu vida?

    Up to you!

    vía Ruth Tenorio Díaz-Jarguín