Redes

Òscar Selfa i Perona

http://www.linkedin.com/img/signature/icon_in_blue_14x14.gif Perfil profesional

Categorías
Comentarios recientes
    Foro

    Nosotros ya hacíamos BIM, pero no lo sabíamos

    He sentido la necesidad de escribir esto, muchas veces comentado y en lo que muchos (o no tantos) os sentiréis identificados. Al igual que sé que a otros les producirá rechazo, o una carcajada.

    Y es que hace más de 20 años, cuando empecé a dedicarme a esto, existían ya muchas cosas que ahora oigo en terminología BIM, con nombres rimbombantes en inglés, acrónimos, abreviaturas, etc. ya existían antes del BIM, por existir, existían hasta las famosas dimensiones BIM, que no son BIM, ya que el 4D ya era usado para tiempo y el 5D para costes antes.

    Fuente: BIM da Depressão

    Fuente: BIM da Depressão

    No quiero decir con esto que no hayamos avanzado, es evidente que en la actualidad hay herramientas más rápidas y efectivas, existe una diferencia abismal, sobre todo en los CDE y el los softwares de coordinación y detección de interferencias, pero antes ya hacíamos cosas BIM sin haber escuchado nunca esa palabra, como por ejemplo:

    Modelos 3D:

    Siempre hemos modelado, aunque su aplicación principal, o más llamativa era obtener renders, también se hacía para obtener vistas 2D a partir de 3D mediante DXB de CAD.

    Modelos vinculados y federados:

    Referencias externas. El jefe de delineación era el coordinador.

    Familias:

    Bloques dinámicos, que contenían 2D y 3D, en diferentes niveles de detalle para la escala más adecuada e información en forma de atributos y campos que se rellenaban automáticamente.

    Tablas de planificación:

    Extraíamos mediante campos datos como las áreas o volúmenes de las habitaciones, recuento de puertas, o de enchufes y los colocábamos en tablas que luego podíamos exportar, o importar, y mantener vinculadas.

    Trabajo colaborativo:

    Mediante un manual de delineación en CAD bien elaborado se podía trabajar con unos criterios comunes como nomenclaturas de carpetas, archivos, capas, bloques, etc.

    Subproyectos (worksets):

    Cada especialista trabajaba en sus capas de CAD, debidamente detalladas y normalizadas. Sus colores, estilos, etc.

    Plantillas de vistas y herramientas de diseño:

    Mediante el gestor de capas se podían guardar los estados de estas. Se cuidaba mucho la estética de las presentaciones, grosores, alturas de textos, etc. Mediante tablas de estilos de trazado CTB STB, textos y cotas anotativos.

    Parámetros:

    Se podían usar los atributos para incluir bastante información en los archivos CAD, por medio de los bloques (material, refencia ID, nombre), que además se podían hacer dinámicos para comportarse de manera diferente según el valor introducido. Para luego contarlos, filtrarlos, etc.

    Gestor de proyectos, vistas y planos:

    Existían los conjuntos de planos. Cajetines con campos autorellenables mediante propiedades del proyectos, etc.

    Programación (Dynamo):

    Programábamos en lisp. Compartíamos las rutinas en foros, e incluso habían algunas que valían y siguen valiendo mucho la pena como Arkitool.

    Revisión de modelos:

    GstarCAD, que recuerde fue el primero que incluyó la herramienta para comparar DWG, también ZWCAD entre otros, ahora ya la lleva AutoCAD también. Cuidábamos mucho la estética de los planos, atentos al detalle. Se podían usar normas DWS

    Filtros:

    Seleccionábamos lo que nos interesaba, el CAD estaba a nuestros pies, y para ello hacíamos selección rápida o FILTER.

    Extraer mediciones del modelo:

    Usábamos multitud de rutinas, propias, de Arkitool u otras, para contar bloques, sumar longitudes, etc. y tabular los datos.

    LEAN:

    Estábamos concienciados en gastar menos papel, menos tinta, menos tiempo, menos dinero…

    Utlización de normas EN ISO UNE, calidad:

    Los que somos delineantes sabemos que el dibujo técnico tiene su normalización (rotulación, acotación, grafismos, etc.), que tenemos interiorizada después de 5 años de tecnología, técnicas de expresión gráfica y prácticas de delineación en FP, y esto lo hemos trasladado al desarrollo de proyectos, independientemente de la herramienta. Se nos desprenden las retinas cuando vemos planos impresos en color amarillo, o con textos diminutos, enormes o sin uniformidad en el criterio de espesor de línea.

    Todas estas cosas las hacíamos aunque muchas veces nos topábamos con la resistencia, que por cierto, también existe en el BIM.

    Ahora las herramientas nos hace ser más eficientes, y deberíamos mantener la calidad en nuestro producto, que son los proyectos. La información está en el modelo, de acuerdo, pero hay que generar una documentación gráfica normalizada, que entre por la vista, y sobre todo: que se entienda.

    Deja un comentario